4º Películas más relevante

4º Películas más relevantes

How to Bridge a Gorge”, (1942).

Primer cortometraje de animación de Harryhausen para el gobierno norteamericano durante la Segunda Guerra Mundial, y primer trabajo propio completado. Creado como adiestramiento durante campañas en acantilados y territorios peligrosos. “How to bridge a gorge” fue uno de los primeros ejemplos del uso del stop-motion para fines educativos desde una óptica cinematográfica.

El cortometraje tiene una duración aproximada de 5 minutos. Es una obra elaborada completamente por Harryhausen, guión, dirección, etc

 

El Gran Gorila”, (1949).

Dieciséis años después aproximadamente de que se filmará “King Kong”, sus directores, Ernest B.Schoedsack y Merian C. Cooper volvieron a unirse para crear un remake, del que se pasó de una obra aventurera y épica del gran King Kong a otra abiertamente cómica.

 

En esta ocasión el gorila no es un monstruo primitivo y peligroso que provoca el caos y la destrucción en medio de la civilización, sino que se trata de un encantador e inocente mono de 4 metros de alto al que unos civilizados caballeros no paran de incordiar, trasladándolo desde su selva natal a una sala de fiestas en los Ángeles para que sirva de entretenimiento a una caterva de ociosos borrachuzos.

 

Al final, a fuerza de sobre-explotar al pobre animalito se provoca la catástrofe, pero los protagonistas (estupendo el personaje de Max O’Hara, que proporciona la mayoría de situaciones cómicas del film) ayudarán al gran gorila Joe a escapar de

las garras de jueces y policías y devolverlo a la selva de la que nunca debió salir, no sin que antes Joe tenga la ocasión de congraciarse con la justicia a fuerza de salvar a desvalidas huerfanitas.

Los efectos especiales de este filme son obra del gran Ray Harryhausen, que debió coger el proyecto con ganas, pues no sólo tuvo la ocasión de trabajar mano a mano con su ídolo de juventud Willis O’Brien, el responsable de los efectos especiales de King Kong y, cuyo visionado impulsó a Harryhausen a dedicarse al mundillo del stop-motion, sino que de hecho se trataba de su primer trabajo profesional en una película (y el primero por el que consiguió aparecer en los títulos de crédito). No sólo se nota el mimo con el que cuida la animación del muñeco, sino que utiliza novedosos movimientos de cámara para integrar los efectos especiales en la acción, y que no parezcan un simple añadido. A este respecto son magistrales las escenas de la sala de fiestas, cuando el gorila cuelga de unas falsas lianas y la escena del incendio, con el gorila subido en un árbol.

Es por los efectos especiales del Harryhausen por los que se alzó con el Oscar a mejores efectos especiales.

 

La Tierra contra los Platillos Volantes”, (1956).

La película llega en momentos es los que el ser humano siente interés por establecer contacto con habitantes que pudieran existir en otros planetas.

Dirigida por el director Fred F. Sears, fue una de las películas más destacadas del cine de ciencia ficción de los años 50, recordada por la temática sobre los platillos con intenciones beligerantes y por los efectos especiales de Ray Harryhausen. Éste último consiguió crear unas naves convincentes para su época, que alcanzaban un gran realismo. Usó fotos reales de OVNIS tomadas en el Reino Unido en el año 1954 para diseñar los objetos volantes que salen en la película. Además, la escena final de las naves alienígenas, actuando contra el Capitolio y otros edificios de Washington, sería homenajeada años más tarde por Tim Burton y su “Mars Attacks”.

 

Simbad y la Princesa”, (1958).

Dirigida por Nathan Juran, es una de las 3 peliculas que lanzó Columbia. Está película y las otras dos están basadas  en el arte de Ray Harryhausen, quién fue productor de la pelicula, máximo responsable de efectos especiales y que trabajaba siempre junto al guionista.

Esta película fue muy aclamada en la época, no sólo por su reparto de actores y actrices, sino por el gran logro que creó el artista Harryhausen en el filme, haciendo realidad las criaturas, las cuales, eran figuras de unos 15 centímetros que en la pantalla conseguía hacer creer al espectador que eran enormes, además de estar vivas.

 

Jason y los Argonautas”, (1963).

Película dirigida por el director Don Chaffey, siendo​ la idea original y los efectos especiales obra de Ray Harryhausen. Aunque está considerada como una verdadera obra de arte, en el momento de su estreno no recaudó demasiado en taquilla. Es más, se dice que Harryhausen quedó desilusionado al no haber sido seleccionada a ganar el Oscar a mejores esfectos especiales, ya que este filme tenía un trabajo laborioso y complejo en éste término.

 

La famosa escena de los esqueletos de la cuál el propio Harryhausen habla mucho mejor de ella, sobre todo por la complejidad que tuvo rodarla. Necesitaron cuatro meses y medio para realizar la secuencia, a un ritmo de 30 fotogramas por día, debido a los 135 movimientos que debían realizar para mover a los 7 esqueletos cada día (poco más de un segundo de película).

 

Furia de Titanes”, (1981).

Película dirigida por Demond Davies y escrita por Beverley Cross  es una película de aventuras de fantasía heroica británica-estadounidense que relata la historia mitológica griega de Perseo.

Ray Harryhausen utilizó stop-motion para crear las diversas criaturas de la película, incluidos Calibos, su buitre, Pegasus, el búho mecánico Bubo, Dioskilos, Medusa, los escorpiones y el Kraken. Harryhausen también fue co-productor de la película, y se retiró de la cinematografía poco después de su estreno.